Bicicleta de montaña en el Valle de Cofrentes

Bicicleta de montaña en el Valle de Cofrentes

19 octubre 2004

¿Por qué no puedo participar? Yo sé pedalear también

Los días previos, empiezas a sentirte extraño, diferente. Piensas: voy a resistir toda la marcha sin agacharme a recoger el corazón, llegaré a meta cuando estén desmontando, de noche, me preguntan, ¿para qué te apuntas si tú sólo eres un globero -que mal suena- si tu sólo eres un aficionado al deporte y en concreto a la bici?, ¿para qué sufrir cuando se esta de escándalo en el sofá de casa? ¿qué vas a ganar tu pasándolo mal pedaleando? Pero tú, con criterio propio, piensas ¿Por qué no puedo participar? Yo sé pedalear también.

Tu mente empieza a motivarse, te das ánimos, voy a probar, no puedo perder nada (excepto algunos kilos), sales más a menudo, te sientes mejor, tu volumen a lo ancho baja, tu corazón rueda mejor, tu mente esquiva con más soltura las trialeras del estrés diario, tus hábitos no deportivos toman la salida para que lleguen a meta los deportivos, practicas una actividad cuyas consecuencias son beneficiosas para tu ego, tu físico y piensas ¿Por qué no puedo participar? Yo se pedalear también.

Tu preparación, no sólo física sino mental, el objetivo que te plantees, deseo llegar y punto, quiero bajar el tiempo del año anterior, llegar el primero de mi grupeta, disfrutar de un día entre apasionados de las bicicletas de montaña, terminar y sentir que puedo con el tiempo y el puesto realizado para mi preparación, sentir el logro de la motivación alcanzada.

Hace bastantes años (en 1989), un grupo de amigos del Centro Excursionista de Alicante (
http://geo.ya.com/cealicante/ver.html) iniciamos la sección de Mountain Bike saliendo un fin de semana al mes por parajes de nuestra diferente geografía española, completando rutas de entre 90 y 130 Km entre sábado y domingo. Nos sentíamos dichosos de disfrutar con nuestros hierros sin suspensiones, por conocer gentes, lugares, parajes con sabor aventura, por poder pedalear con la filosofía del caminante, pedaleante cuyo espíritu necesita sentirse libre y en contacto con la naturaleza, con el hechizo de amanecer y despertar con una ardilla sobre una rama que pende cerca de tu rostro, buitres planeando sobre los riscos, detener la marcha por el paso de una manada de muflones o bañarse en un río o unas torcas después de una etapa.

Pero al ir sumando salida tras salida, ¿por qué no conocer otros lugares distintos más lejanos? y surge la idea, la habitual salida fin de semana se convierte en 15 días por Islandia, habíamos crecido como pedaleantes, la sensación mental y física fue indescriptible y la pregunta ¿Por qué no puedo participar? se empieza a plantear de forma afirmativa, ¿Este año voy a pedalear en ...?

Empezaron marchas, carreras, vueltas, fines de semana, Portugal de norte a sur, Raid Transatlas, viajar a este país, correr en esta vuelta o carrera, voy a disfrutar de mi deporte y no tengo problemas si llego cuando están desmontando la meta, de noche, cuando me preguntan, respondo que donde hay disfrute no hay sufrimiento y al sofá lo saludo cuando vuelvo, con más experiencia, sabiduría, conocimiento de lugares y costumbres, motivación, salud y planeando qué gente, lugar o travesía será la próxima. Mi mente ha conocido otras formas de vida terrestre, otras historias y continúo disfrutando de mi deporte favorito incluso cuando salgo a entrenar por los alrededores de mi casa.

Circuito Orbea, Red Bull Time Out en las Islas Canarias (2 ediciones sólamente, qué lastima), Crocodrile Trophy en Australia, La Ruta de Los Conquistadores en Costa Rica y La Transrokies en Canadá (por parejas), la Hexagonal en Francia, la Cape-Epic en Sudáfrica, inscrito para 2005, la Trasalps, TransAtlas, Sahara Bike y más.

Me apetece participar en todas, sólo tengo que proponérmelo y prepararme para llegar el último pero llegar, para tener un motivo y practicar mi deporte favorito, para viajar de otra manera, para conocer, para sentir el placer de realizar sin temor aquellas pruebas que para un aficionado parecen tan lejanas y aparentan ser imposibles a nuestro nivel.

Este año 2004 mi objetivo es Crocodile Trophy en Australia.

3 comentarios:

Àngel dijo...

Me parece un gran artículo y con una filosofía que, nos guste o no, EN BREVE muchos de nosotros iremos incorporando a nuestra visión y planteamientos de esta actividad. Y si no, al tiempo....
Yo sinceramente echo de menos esta visión particular que comuicas en el texto, ya que es importante hacer tal o cual tiempo, tal o cual gesta, pero cada dia siento más la necesidad de disfrutar de los contextos, más que de pasarlos a toda pastilla con tal o cual "plato" etc. etc. En definitiva, más "contacto" con el medio. Probablemente ello implique actividades como las que hicisteis Flip y Moreta y que en su dia hablamos este verano. Alguien debería cambiar el "chip" y, si no hacernos cicloturistas, quizá no ser tan aférrimos de la condición física máxima. El tiempo pondrá o quitará razones.
Àngel

FLiP dijo...

Siempre he considerado que, cuando se sale en grupo, hay que tratar de contentar a todo el mundo, sobre todo, si la gente con la que sales son tus amigos.

Sobre ser el peor del grupo con diferencia, trato de esforzarme durante todo el recorrido para retrasar lo menos posible a los demás.

Y aunque no lo consigo, reconozco que esforzarme en ir tras los demás, me ayuda a mejorar mi condición física y a afrontar retos con mayor garantía de éxito.

Lo que reivindico en mi post del foro es el componente de aventura del ciclismo de montaña, ya sea por la dureza, la distancia, la soledad por donde transitas o por el propio planteamiento que se hace de cada marcha.

No pretendo que todas las salidas que hacemos deban ser así, pero de vez en cuando sí que merece la pena.

Anónimo dijo...

Flip parece mentira que quieras engañarnos, en la Btt eres como una mosca cojone...NO hay forma de petarte siempre detras pero siempre estas, que apretamos estas, que sprintamos estas, que subimos estas... Yo quiero ser ser como tu de mayor.