Bicicleta de montaña en el Valle de Cofrentes

Bicicleta de montaña en el Valle de Cofrentes

26 diciembre 2006

Regulación de vehículos por terrenos forestales

Como algunos de vosotros ya sabéis, la Generalitat Valenciana está ultimando el proyecto por el que se regula la circulación de vehículos por los terrenos forestales de la Comunitat Valenciana, un texto tremendamente restrictivo en cuanto a la circulación de bicicletas por nuestros montes, especialmente con las sendas.


Hace unas semanas hubo una reunión del Forestal de Jalance con gente relacionada con el mundo de la bicicleta de montaña de nuestro Valle en la que se nos informó de estas restricciones. Hubo sugerencias sobre como "sortear" ese nuevo marco legal, sobre todo encaminadas a la formación de plataformas o asociaciones para la protección y el disfrute de nuestros montes, que nos prestaran algunos privilegios en cuanto a la circulación por caminos por los que no puede pasar un vehículo de cuatro ruedas.


Por otra parte, IMBA (International Mountain Bicycling Association) ha presentado una serie de alegaciones al proyecto que todos los que disfrutamos de la bicicleta de montaña deberíamos leer y cada cual con su criterio, apoyarlas ante las instituciones o no.


Podeis acceder al la página de IMBA donde informaros y tomar vuestras propias decisiones:


A pesar de la iniciativas comentadas con el Forestal de Jalance para intentar paliar este decretazo, creo que la iniciativa de IMBA es la medida más correcta para empezar a combatirlo.


Me parece una barbaridad que se ponga a la bicicleta de montaña al mismo nivel de agresividad de las motos o de los quads. No entiendo qué cabeza de chorlito puede haber perpetrado este desatino.


Si bien es cierto que en determinados parajes puede existir cierta masificación por parte de las bicicletas de montaña (como algunas zonas de la Sierra Calderona) y sea necesaria su regulación, no es menos cierto que en nuestro Valle, estamos a años-luz de esta situación, siendo algunos moteros, que no todos, los que literalmente han roto algunas de nuestras sendas más preciadas y los que hacen que pedalear por nuestros caminos sea deporte de alto riesgo.


Tengo la certeza de que la bicicleta de montaña está sirviendo para recuperar un patrimonio cultural que se estaba perdiendo año tras año. Y me refiero a la red de sendas y caminos de herradura que, debido a los cambios de usos que está sufriendo el monte valenciano, habría sido devorada por el olvido.


La falta de uso de estas sendas ha contribuído a que la maleza y la erosión hayan hecho desaparecer una red de caminos basada en el paso humano y de caballerías que nada tienen que ver con los que se hacen ahora, a golpe de buldozer y niveladora, con pendientes que llegan a superar el 20%, con franjas auxiliares (nuevo eufemismo de cortafuegos) de 15 metros por cada lado y que infringen verdaderas heridas de muerte a nuestros montes, propiciando el rápido arrastre de las frágiles capas de sustratos fértiles.


En este sentido, me gustaría resaltar la labor en el Valle de los Rustik Bike, que llevan años recuperando sendas para su uso lúdico y a los que este decreto los convierte en delincuentes, primero por abrir las sendas que sólo los más viejos recuerdan y segundo por pasar por ellas en bici. ¿Vamos a ser todos unos delincuentes? Yo ya he enviado mi adhesión al texto del IMBA.


Un saludo.

-------------------------------------
Felipe J. Gómez Martínez
-------------------------------------

1 comentario:

Àngel dijo...

pues si Flip, tienes razón. Voy ahora mismo a visitar la página de adhesión.